Cuantía de la prestación de desempleo de una trabajadora con contrato a tiempo parcial

Una trabajadora después de trabajar unos años para una empresa pide la reducción de su jornada a tiempo parcial, el porcentaje de reducción llegaba al 81% respecto de otro trabajador con jornada a tiempo completo.

Al extinguir su contrato con la empresa por incumplimientos graves de las obligaciones de la empresa acude al SPEE a solicitar la prestación de desempleo.

El SPEE le reconoce la prestación si bien para el cálculo de la cuantía diaria le aplica el mismo porcentaje de reducción de la jornada laboral señalado.

La trabajadora impugna la Resolución por entender que se ha aplicado de forma indebida una reducción en la cuantía diaria de la prestación de desempleo, al coger de los últimos 180 días de cotización y aplicar sobre ellos el porcentaje de reducción de su jornada, quedando el importe diario a cobrar en 37,83 € (en lugar de 46,59 €).

Presenta una demanda ante el Juzgado de lo Social, el cual accede a su petición y condena al SPEE a abonar a la trabajadora a las diferencias de prestación de desempleo contributiva dejadas de abonar por valor de más de cinco mil euros.

Recurrida dicha sentencia  por el SPEE en vía de suplicación, la Sala de lo Social del Tribunal Superior de Justicia de Madrid, justifica su resolución que se reafirma en la sentencia del Juzgado de lo Social, en base a argumentos como este:

“… la improcedencia de reducir proporcionalmente la prestación por desempleo en el caso de pérdida de un trabajo a tiempo parcial, se justifica en que la base reguladora ya se ha calculado sobre unas retribuciones reducidas proporcionales a la menor jornada realizada y este planteamiento, nos parece más conforme con la propia naturaleza del trabajo a tiempo parcial y compatible con la situación fáctica a la que se contrae el examen de este recurso que es la de un desempleo total derivado de la pérdida de un trabajo a tiempo parcial, pues como dice una de las sentencias que se acaban de citar, procedente de la Sección Tercera, de 25 de noviembre de 2010, (RS. nº 2920/2010 ).

 “… la cuantía de la prestación de desempleo se determina en función de las cotizaciones durante los últimos 180 días (artículo 211 y 210) siendo indiferente que tal cotización diaria responda a un trabajo a jornada completa o parcial, pues, desde la perspectiva del derecho de igualdad resultaría injustificable penalizar la prestación del trabajador a tiempo parcial reduciendo su cotización diaria total a cotización parcial pues con ello no se le computarían los últimos 180 días cotizados sino una parte proporcional de ellos -por ejemplo 90 si trabajara al 50% de jornada- sancionándole pues con una pérdida prestacional incoherente con su esfuerzo contributivo.

Si por tanto la atención a los días cotizados es incompatible con la fragmentación de tales días en horas, pues supondría ignorar la cuantificación en 180 que establece la ley, las limitaciones máxima y mínima del artículo 211.3, que presuponen calculada y fijada la base reguladora de la prestación no pueden conllevar la incoherencia de revisar tales bases reduciéndolas por horas, que es lo que ha hecho el S.P.E.E. y asume la sentencia”.

Dicha sentencia es recurrida por el SPEE en vía de casación en unificación de doctrina ante el Tribunal Supremo.

El TS resuelve la cuestión planteada dando por acertada la doctrina seguida en sentencias de fecha 16 de enero de 2018 (rcud. 370/2017) y 22 de marzo de 2018 (rcud.3068/2016).

“para llegar a cerrar el importe de la prestación, estableciendo el primer paso en el tiempo de su duración, aplicándose para ello la escala del artículo 210.1 LGSS y después la base reguladora, en este caso no discutidos: 2192 días cotizados, 720 días de prestación y 89,78 euros diarios de base reguladora.

Hallados esos, la operación inmediatamente subsiguiente es la de establecer el importe de la prestación en los términos del art. 211.2, con arreglo al que “la cuantía de la prestación se determinará aplicando a la base reguladora los siguientes porcentajes:

El 70 por 100 durante los ciento ochenta primeros días y el 50 por 100 a partir del día ciento ochenta y uno.”.

 Lo que en el caso supone la cifra de 62,45 euros diarios en los primeros 180 días, sin que en esa aplicación se incluya todavía en la dinámica del precepto ningún elemento de reducción.

Pero existe un tercer elemento que, en su caso, habrá de tenerse en cuenta para el cálculo del importe y que parte de la base de que en las prestaciones por desempleo contributivo existen unos topes o límites máximos y mínimos, que no pueden ser ignorados o rebasados y que se regulan en el número 3 del art. 211 LGSS.

En ese caso y desde la literalidad del precepto antes transcrita, la cuantía máxima de la prestación será el 175 por 100 calculada desde el indicador público de rentas de efectos múltiples (IPREM) salvo cuando el trabajador tenga uno o más hijos a su cargo, en tal caso, la cuantía será, respectivamente, del 200 por 100 o del 225 por 100 de dicho indicador.

Y el mínimo de la prestación por desempleo será del 107 por 100 o del 80 por 100 del IPREM, según que el trabajador tenga o no, respectivamente, hijos a su cargo.

En el supuesto de que existan dos hijos a cargo -como es el caso- el tope máximo sería el 225% de 46,60 euros diarios (IPREM de 2013 más 1/6). Y a partir de aquí es donde entraría en juego el cuarto elemento para el cálculo del importe de la prestación en el caso de la existencia de un contrato de trabajo a tiempo parcial, y como novedad, desde la reforma introducida por el RDL 20/2012 también para los contratos a tiempo completo con periodos trabajados a tiempo parcial, desde el momento en que la norma establece los siguiente, de manera que, como establece el precepto,

 “En caso de desempleo por pérdida de empleo a tiempo parcial o a tiempo completo, las cuantías máximas y mínimas de la prestación, contempladas en los párrafos anteriores, se determinaran teniendo en cuenta el indicador público de rentas de efectos múltiples calculado en función del promedio de las horas trabajadas durante el .período de los últimos 180 días, a que se refiere el apartado 1 de este artículo, ponderándose tal promedio en relación con los días en cada empleo a tiempo parcial o completo durante dicho período”. Lo que aplicado al caso de autos nos conduce a los parámetros cuantitativos que obtuvo el SPEE en la resolución que ahora debemos confirmar, porque el promedio de horas trabajadas en los últimos 180 días supone esa cifra del 81,20%, que aplicado sobre los 46,60 euros del IPREM mejorado por la existencia de dos hijos a cargo, ofrece el resultado de los 37,83 euros diarios que se reconocieron por el demandado”.

El TS anula la sentencia del TSJ que confirmaba la sentencia del Juzgado de lo Social, considerando que aquella sentencia aplicó adecuadamente el artículo 211 LGSS al confirmar  a su vez la condena al SPEE a abonar  más de cinco mil euros por diferencias en la prestación de desempleo con la eliminación de un porcentaje de parcialidad.

Para concluir se ratifica en la Resolución inicial emitida por el SPPE, ya que lo que aplicó fue la parcialidad correspondiente señala por el art. 211, párrafo 3º de la LGSS, en redacción dada por el RDL 20/2012.

Argumentos que considera acordes con la doctrina del TS, y que no se oponen a la cláusula 4 de la Directiva 97/81, relativa al Acuerdo marco sobre el trabajo a tiempo parcial, en la que se contiene el principio de no discriminación en las condiciones de empleo de los trabajadores a tiempo parcial.

Y esto es así “precisamente porque la actividad que llevan a cabo durante un número de horas o de días inferior a un trabajador a tiempo completo hace que no resulte contrario al principio de igualdad de trato el establecimiento de tales topes legales para el percibo de las prestaciones y la consecuencia de que tengan un techo o un suelo diferentes, acordes precisamente con la actividad y en proporción a la misma, opción normativa basada precisamente en esa diferencia, en esa ausencia de elementos comparables que desembocan en un trato diferente a la hora de fijar las condiciones del percibo de las cantidades máximas o mínimas, pero no discriminatorio sino objetivamente justificado, cuando además, la previsión de llevar a cabo el cálculo de referencia en función del promedio de las horas trabajadas durante el periodo de los últimos 180 días, se refiere tanto a los supuestos de pérdida de empleo a tiempo parcial como a los de tiempo completo”.

Es la sentencia del Tribunal Supremo de 9 de octubre de 2019,nº 655/2018, rec.698/2019.

foto:unplash