Registro diario de las horas trabajadas

El próximo día 12 de mayo de 2019 las empresas deberán tener  en sus centros de trabajo los medios para poder registrar el horario diario realizado por sus trabajadores.

Dicha medida entra en vigor dos meses después de su publicación mediante Real Decreto.

El objetivo es que quede constancia del horario real trabajado por sus empleados, de esta forma se podrá reclamar el importe de las horas extra realizadas a través de la herramienta que proporciona directamente la propia empresa.

Si bien el registro diario a través de la huella dactilar, tarjeta identificativa, introducción del DNI en el ordenador, y otras formas de fichaje, ya estaban introducidas en numerosas empresas, a partir del día 12 de mayo toda empresa estará obligada a disponer de alguna de estas herramientas de control del horario de sus empleados.

Para la definición de horas extraordinarias son remitimos al artículo 35 del ET, que las define como aquellas horas de trabajo que se realicen de forma o bien voluntaria o bien por establecerlo así el convenio colectivo o contrato de trabajo, sobre la duración máxima de la jornada ordinaria de trabajo.

Será el convenio colectivo o en caso de no contar con uno la empresa en la que se trabaje, el propio contrato de trabajo, donde se recoge si debe la empresa pagar cada hora extraordinaria realizada en la cuantía que corresponda y que siempre se hará por un valor al menos igual al de la hora ordinaria, o si bien debe la empresa compensarlas con tiempos equivalentes de descanso retribuido.

Fija la norma una regla general en defecto de pacto expreso y es que se entenderá que las horas extraordinarias trabajadas serán compensadas con descanso en los cuatro meses siguientes a haberlas realizado.

Hay un límite de horas extraordinarias al año que la normativa fija en 80 horas como máximo, con la única excepción de que se realicen para reparar o prevenir siniestros y otro daños extraordinarios y urgentes, lo cual no quita para que por ellas el trabajador/a sea compensado en alguna de las formas señaladas por su naturaleza de extraordinarias.

El tope máximo de horas por año se verá reducido en la misma proporción que haya entre jornadas para aquellos contratos con una jornada inferior a la general anual en la empresa.

Si bien el Estatuto de los Trabajadores ya recogía dentro de las funciones del gobierno el establecer especialidades en las obligaciones de registro de jornada así como que la jornada de cada trabajador/a se registraría día a día para su abono, entregando copia del resumen al trabajador/a mediante un recibo, se ha añadido un nuevo apartado 9 al artículo 34 que recoge además lo siguiente:

“La empresa garantizará el registro diario de jornada, que deberá incluir el horario concreto de inicio y finalización de la jornada de trabajo de cada persona trabajadora, sin perjuicio de la flexibilidad horaria que se establece en este artículo.

Mediante negociación colectiva o acuerdo de empresa o, en su defecto, decisión del empresario previa consulta con los representantes legales de los trabajadores en la empresa, se organizará y documentará este registro de jornada.

La empresa conservará los registros a que se refiere este precepto durante cuatro años y permanecerán a disposición de las personas trabajadoras, de sus representantes legales y de la Inspección de Trabajo y Seguridad Social”.

El contenido de dichos registros debe la empresa conservarlo durante al menos 4 años. Esto facilita al trabajador/a no solo la constancia del horario real que cumple sino la prueba en caso de llegar a tener que reclamar su abono en caso de impago frente a la empresa.

Otro asunto diferente, que tendremos que comprobar desde ahora es el alcance de esta medida en la práctica y en los tribunales, así como el uso responsable que de ella hagan tanto empresa como trabajador/a.

Por último, el incumplimiento empresarial de esta medida impuesta sobre la jornada de trabajo se ha incluido como infracción dentro del apartado 5 del artículo 7 del texto refundido de la Ley sobre Infracciones y Sanciones en el Orden Social, aprobado por el Real Decreto Legislativo 5/2000, de 4 de agosto, que queda así:

“5. La transgresión de las normas y los límites legales o pactados en materia de jornada, trabajo nocturno, horas extraordinarias, horas complementarias, descansos, vacaciones, permisos, registro de jornada y, en general, el tiempo de trabajo a que se refieren los artículos 12, 23 y 34 a 38 del Estatuto de los Trabajadores.”

Excepciones al registro de la jornada diaria.

El lunes día 13 mayo de 2019 el Ministerio ha publicado una guía desarrollando algunos aspectos de la nueva norma como son respecto de qué trabajadores puede la empresa dejar de registrar su jornada diaria de trabajo.

Es el Real Decreto-ley 8/2019, de 8 de marzo, de medidas urgentes de protección social y de lucha contra la precariedad laboral en la jornada de trabajo.

foto:unplash