No pagar las cuotas de autónoma y cobrar la pensión de jubilación ¿es posible?

 

En el Régimen Especial de la Seguridad Social se exigen una serie de requisitos que el trabajador/a deberá tener cumplidos en la fecha en que  nace el hecho que origina a su vez el derecho a la prestación que quiero solicitar.

El Tribunal Supremo resuelve la cuestión planteada a raíz de la demanda presentada por una trabajadora autónoma que solicita la prestación de jubilación anticipada, es decir, antes de cumplir la edad ordinaria para la jubilación, sin haber cotizado un número de días suficiente en la fecha del hecho causante.

Es por ello que el INSS deniega la petición de la autónoma, computando tan solo 10.610 días de cotización efectiva, frente a los 10.950 días exigidos legalmente para acceder a la jubilación anticipada, de conformidad con lo dispuesto en el artículo 161 bis.2.c) LGSS– Ley General de la Seguridad Social .-

Presentada reclamación previa los períodos siguientes no se han tenido en cuenta como cotizados porque se halla al descubierto en el pago de sus cuotas y ha prescrito la obligación de hacerlas efectivas.

Hay que decir que tampoco en aquella se procede a invitar al pago de las cuotas debidas.

Conocida la demanda de la trabajadora por el Juzgado de lo Social, resuelve con una estimación parcial de aquella declarando el derecho de la actora a que se inicie inmediatamente el procedimiento de invitación al pago previsto en el artículo 28.2 del Decreto 2530/1970 y DA 39 de la LGSS.

La sentencia condena a la Administración a  invitar al pago y reconocer y abonar la pensión de jubilación en el Régimen General, con efectos económicos a partir del día primero del mes siguiente a aquél en que tuviera lugar el ingreso por la actora de las cuotas adeudadas.

El INSS recurre la sentencia ante el TSJ, en vía de suplicación, siendo finalmente la sentencia desestimatoria.

Nuevamente el INSS recurre la sentencia ante el Tribunal Supremo, el cual entre los argumentos más destacables se reafirma en que es requisito básico, para acceder a las prestaciones en todos los Regímenes de la Seguridad Social, el  haber cumplido el periodo mínimo de cotización exigido y tenerlo ya cumplido –además- en la fecha del hecho causante, conforme al principio de contributividad.

Cualquier trabajador autónomo incluido en el Régimen de Trabajadores por cuenta propia que quieran solicitar su pensión de Jubilación –art. 30 del Decreto 2530/10– que incurre en la condición de solicitante y a la vez obligado al pago de sus cuotas, debe abonar sus cotizaciones atrasadas –particularmente las prescritas-.

Es por lo tanto condición indispensable para tener derecho a las prestaciones, el pago de las cuotas correspondientes.

Para aquellos  trabajadores a quienes les falte alguna o algunas de las condiciones para tener derecho a una prestación quedarán protegidos no obstante, estableciéndose para  situaciones de necesidad, la posibilidad de que subsasen los defectos “meramente coyunturales en aquella obligación de estar al día”.

Esto último se garantiza cuando se le impone a la Entidad Gestora la obligación de invitar al pago al trabajador autónomo por las cuotas adeudadas.

El TS estima el recurso presentado por el INSS negando el derecho de la trabajadora a la prestación de jubilación anticipada.

Refiere además que la doctrina jurisprudencial alegada en las SSTS 18/07/11 -rcud 2979/10 – y 07/03/12 -rcud 1967/11 -] por la sentencia recurrida, trata una cuestión diferente a la realmente debatida como es la «invitación al pago», como mecanismo para alcanzar la carencia debida.

 

Es la sentencia del Tribunal Supremo, Sala Social, nº 581/2016, de 29 de junio de 2016, recurso nº  2700/2014.