Por un mismo hecho, puedo despedir a un trabajador y a la vez denunciarle por cometer un delito ¿y resulte ser procedente el despido y ser absuelto del delito?

Dentro de una relación laboral, el empleado/a está sometido a una serie de directrices que la dirección de la empresa le marca, pero también lo está a no pocas obligaciones, entre otras, de respeto a los propios jefes y propios compañeros, obligación esta recíproca por cuanto que no solo le son exigibles al empleado/a, sino también a las personas integrantes de la dirección de la empresa.

En el caso que hoy tratamos la empresa decide despedir a un trabajador por mantener conductas calificables como de abuso sexual frente a una compañera de trabajo.

Podría entenderse que la calificación del despido como disciplinario,  en cuya redacción se detalla las conductas que llevan a calificar como constitutiva de un abuso de naturaleza sexual frente a otra empleada, pudiera dañar la imagen y el honor del trabajador “acusado” por la empresa.

Sin embargo, tampoco considera el Tribunal Supremo que se vulnere la presunción de inocencia del empleado, al considerar que:

“como se razona en la citada sentencia de 13-2-1998, la valoración que de la prueba practicada realiza el Juez Penal en un proceso en el que rige el derecho fundamental a la presunción de inocencia para llegar a la conclusión de que no resulta probado, más allá de toda duda razonable, que el acusado cometiera el delito que se le imputa, no impide que el Juez del Orden Social de la Jurisdicción considere suficientemente acreditado -en uso y ejercicio de la potestad que le confiere el art. 97.2 LPL en orden a la valoración de la prueba- el incumplimiento contractual grave que justifica la procedencia del despido”;

y que “este sentido de independencia de uno y otro orden jurisdiccional, en relación con la valoración de la prueba – con los límites antes dichos de inexistencia del hecho o falta de participación del trabajador en el ilícito penal, en cuyas circunstancias prevalece o se impone la sentencia penal sobre la civil- ha sido proclamando en doctrina constante de este Tribunal Supremo (sentencias de 15 de junio de 1992 (rec.442/91 ), y de 20 de junio de 1994 (rec. 1619/1993) entre otras);

y ello, por cuanto, como señala el Tribunal Constitucional en sus sentencias 24/1983 de 23 de febrero, 36/1985 de 8 de marzo y 62/1984 de 2 de mayo “la jurisdicción penal y laboral operan sobre culpas distintas y no manejan de idéntica forma el material probatorio para enjuiciar en ocasiones una misma conducta”.

Continua su exposición el TS diferenciando el hecho de que con una conducta se incurra en un incumplimiento contractual con que sea constitutiva de un ilícito penal:

“Tampoco por ello se viola el principio de presunción de inocencia, dado que, como ha reiterado el Tribunal Constitucional -entre otras, SSTC 30/1992 de 18 de marzo –

“el despido no es más que una resolución contractual, y por tanto no conlleva la aplicación del derecho penal”, de modo que la consideración por los Tribunales Laborales de que una conducta implica incumplimiento contractual, “no incluye un juicio sobre la culpabilidad o inocencia del recurrente”.

El hecho por tanto de que el Juzgado de Instrucción considere que no se reúnen los presupuestos legales para la consideración de una determinada conducta como delito no repercute en que entre, para la determinación de los hechos producidos, otro Juzgado, en este caso el de lo Social, en la necesaria concreción y valoración tanto de los hechos como de las circunstancias producidos para poder finalmente respaldar o no el despido de un trabajador.

El Tribunal Superior de Justicia  resuelve el recurso de suplicación presentado por el empleado despedido, el cual desestima.

Tan solo seis meses después de dictarse dicha sentencia, se conoce la sentencia del Juzgado de Instrucción, que conoció al mismo tiempo de la denuncia presentada a su vez por la empleada, en ella se dicta un auto de sobreseimiento por no desprenderse la existencia de indicios racionales de criminalidad para imputar al trabajador.

Respecto de la absolución del empleado por la Jurisdicción Penal, introducida por vía de recurso de revisión, frente a la sentencias del TSJ, el Tribunal Supremo destaca como presupuestos necesarios para aplicarse el artículo 86 de la LRJS, la inexistencia del hecho o no haber participado el sujeto en el mismo. Por ello dice así:

“Consecuentemente, como la sentencia absolutoria no declara la inexistencia del hecho, ni la no participación del recurrente en el mismo, cual requiere el art. 86-3 de la LPL , sino que se funda en la falta de prueba concluyente sobre el modo y autoría, de los hechos, insuficiente para desvirtuar el principio de presunción de inocencia, es claro que no puede fundar la revisión interesada máxime cuando en el ámbito del contrato de trabajo la calificación de un hecho como constitutivo de un incumplimiento contractual se regula por normas distintas de las que contemplan la calificación de los delitos, siendo de aplicar también diferentes conceptos de culpa”.

Matiza el TS que en el propio auto de sobreseimiento se deja claro que se trata de una distinta valoración de los hechos en el ámbito penal en orden a satisfacer las exigencias del tipo delictivo, cuando dice que:

“Partiendo de esta conducta y del contexto en que se produce la misma, según se desprende de las diligencias previas practicadas, no se concluye la existencia de indicio alguno del ánimo subjetivo propio de la conducta denunciada sino en todo caso, una conducta grosera y derivada de los comentarios efectuados por la Sra. Adelina  hacia el Sr.  Íñigo, promovido en todo caso por la voluntad o intención, no de satisfacer un ánimo libidinoso, sino de molestar a Doña.  Adelina para que ésta cesara en los comentarios que venía haciéndole, pero sin desprenderse la existencia de indicios del delito  denunciado”.

Finalmente el Tribunal Supremo desestima el recurso de revisión presentado por el trabajador.

Es la sentencia del Tribunal Supremo, Sala Cuarta, 426/2016, de fecha 13 de mayo de 2016, rec. nº 11/214. Ver sentencia

Foto:unplash