Si no disfruto mis vacaciones por caer de baja ¿me impide disfrutarlas en otro momento?

Una profesora de una escuela primaria polaca,  tras un periodo de  convalecencia coincidente con el periodo vacacional de la empresa fijado previamente, reclama su derecho a disfrutar, en un momento posterior, de las vacaciones de ese año a la empresa, derecho este que la empresa le deniega.

La empleada acude al Juzgado -Tribunal de Distrito de Breslavia-Centro, Sección Décima de lo Laboral y Social, Polonia- y debido a las dudas que este tiene sobre la adecuación de la norma de la unión europea en relación con a norma nacional, plantea una cuestión prejudicial ante el Tribunal de Justicia de la Unión Europea con el objeto de que  sea este el que interprete el artículo 7 de la Directiva 2003/88/CE del Parlamento Europeo y del Consejo, de 4 de noviembre de 2003, relativa a determinados aspectos de la ordenación del tiempo de trabajo, precepto que finalmente  declarar contrario al Derecho nacional polaco.

El Tribunal de Justicia centra la atención en cuál es la finalidad de ambos derechos, por un lado el derecho a vacaciones anuales retribuidas- que consiste en permitir que los trabajadores descansen y dispongan de un período de ocio y esparcimiento- y por otro lado el derecho a causar baja por enfermedad- que se reconoce a los trabajadores con el fin de que puedan recuperarse de una enfermedad-.

Tras considerar el TJUE que ambos derechos  difieren en cuanto a la finalidad-por tener finalidades divergentes-, debe ahora valorar si el hecho de que coincidan en el tiempo  puede impedir el posterior disfrute por la trabajadora de las vacaciones anuales.

Al respeccto recuerda el Tribunal la sentencia de 21 de junio de 2012, ANGED, C-78/11, EU:C:2012:372, apartado 9.

-Punto 25 de la sentencia del TJUE-

El razonamiento que  el Tribunal Europeo hace en relación con a quién compete decidir la finalidad en el disfrute de uno y otro periodo es claro, atribuyendo esta competencia al juez nacional, al que no duda en señalar como el único competente para interpretar la legislación nacional y

“determinar si la finalidad del período de descanso por convalecencia difiere de la correspondiente a las vacaciones anuales retribuidas definidas en el artículo 7 de la Directiva 2003/88, conforme a la interpretación dada por el Tribunal de Justicia, este último, que ha de proporcionar al juez nacional una respuesta útil que le permita dirimir el litigio del que conoce, puede, a tal efecto, dar a éste indicaciones extraídas del conjunto de elementos aportados por dicho juez, y especialmente de la motivación de la resolución de remisión”.

-Punto 28 de la sentencia del TJUE-

En cuanto a la finalidad del derecho al período de descanso por convalecencia, tal como está regulado en el Derecho polaco, debe recordarse que el artículo 73, apartado 1, del Estatuto del Profesorado dispone que dicho período de descanso se concederá «con el fin de seguir un tratamiento prescrito por un médico», por un período máximo de un año otorgado en una sola vez. Según el apartado 10 de este artículo, el médico de familia del profesor decidirá si el período de descanso por convalecencia «resulta necesario para seguir el tratamiento prescrito». Además, el artículo 73, apartado 6, de ese Estatuto dispone que dos semanas antes del término de dicho período, el profesor deberá someterse a revisiones destinadas a controlar la ausencia de contraindicaciones para que reanude el ejercicio de su función.

-Punto 29 de la sentencia del TJUE-

Pues bien, tal como indicó el propio tribunal remitente en la petición de decisión prejudicial, los elementos referidos en el apartado anterior de la presente sentencia pueden avalar la tesis de que la finalidad del período de descanso por convalecencia controvertido en el litigio principal consiste en mejorar el estado de salud de los trabajadores a los que se les prescribe y no tiene por objeto, a diferencia de las vacaciones anuales retribuidas establecidas en el artículo 7, apartado 1, de la Directiva 2003/88, hacer que esos trabajadores disfruten un período de ocio y esparcimiento cuando éstos deban seguir un tratamiento prescrito por un médico.

-Punto 30 de la sentencia del TJUE-

Termina resolviendo el Tribunal europeo cuál es la medida a adoptar por el Tribunal nacional polaco, en el supuesto de que determine este que existe la diferencia descrita en cuanto a las finalidades de uno y otro periodos, de la forma siguiente:

“la normativa nacional deberá imponer la obligación de que el empresario asigne al trabajador otro período de vacaciones anuales que éste proponga y que sea compatible, en su caso, con razones imperiosas que se deriven de los intereses del empresario, sin excluir a priori que ese período pueda quedar fuera del período de referencia de las vacaciones anuales en cuestión (véase, en este sentido, la sentencia de 10 de septiembre de 2009, Vicente Pereda, C-277/08, EU:C:2009:542, apartados 22 y 23). -Punto 32 de la sentencia del TJUE-

Según se desprende de la jurisprudencia del Tribunal de Justicia, si bien el efecto positivo de las vacaciones anuales retribuidas para la seguridad y la salud del trabajador se despliega plenamente cuando se disfrutan en el año previsto, es decir, durante el año en curso, ese tiempo de reposo no pierde interés a este respecto si se disfruta en un período posterior (véanse las sentencias de 6 de abril de 2006, Federatie Nederlandse Vakbeweging, C-124/05, EU:C:2006:244, apartado 30, y de 20 de enero de 2009, Schultz-Hoff y otros, C-350/06 y C-520/06, EU:C:2009:18, apartado 30)”. -Punto 33 de la sentencia del TJUE-

La respuesta que da el TJUE al Tribunal polaco es que, efectivamente, el artículo 7, apartado 1, de la Directiva 2003/88 debe interpretarse en el sentido de que se opone a una normativa o a una práctica nacional, que permite que un trabajador que goza de un período de descanso por convalecencia, concedido con arreglo al Derecho nacional, durante el período de vacaciones anuales fijado en el calendario de vacaciones del centro en el que está empleado, pueda ver denegado, al término de su período de descanso por convalecencia, el derecho a disfrutar sus vacaciones anuales retribuidas en un momento posterior, todo ello, continua el Tribunal, a condición de que la finalidad del período de descanso por convalecencia difiera de la correspondiente al derecho a vacaciones anuales, extremo éste que, coo dijimos anteriormente, corresponderá comprobar al órgano jurisdiccional nacional.

-Punto 34 de la sentencia del TJUE-

Finalmente el tenor literal del Fallo de la sentencia es el siguiente:

“El artículo 7, apartado 1, de la Directiva 2003/88/CE del Parlamento Europeo y del Consejo, de 4 de noviembre de 2003, relativa a determinados aspectos de la ordenación del tiempo de trabajo, debe interpretarse en el sentido de que se opone a una normativa o a una práctica nacional, como la controvertida en el litigio principal, que permite que un trabajador que goza de un período de descanso por convalecencia, concedido con arreglo al Derecho nacional, durante el período de vacaciones anuales fijado en el calendario de vacaciones del centro en el que está empleado, pueda ver denegado, al término de su período de descanso por convalecencia, el derecho a disfrutar sus vacaciones anuales retribuidas en un momento posterior, a condición de que la finalidad del período de descanso por convalecencia difiera de la correspondiente al derecho a vacaciones anuales, extremo éste que corresponderá comprobar al órgano jurisdiccional nacional”.

Es la sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea, Sala Décima, Sentencia de 30 de junio de 2016. Recurso número C-178/2015.

Foto:unplash