El tiempo que cobre el subsidio para mayores de 52 años ¿computa para mi jubilación?

Sobrepasar la edad de los 52 años y quedarse en paro es una situación no poco habitual que los trabajadores/as deben asumir en un momento especialmente complicado dada la crisis económica, que impide su reincorporación laboral al menos en un corto plazo.

Lo aconsejable es que acudan a la oficina del SPEE, una vez se les acabe la prestación por desempleo y sea aquí cuando se les informe de que pueden solicitar el denominado subsidio de desempleo para mayores de 52 años.

Si bien puede ser menos habitual es que este trabajador/a sepa o sea informado de que una vez terminado el periodo de cobro de este subsidio, no siempre comenzará a cobrar la pensión de jubilación sino que solo una vez reuna los requisitos como es el del periodo de cotización mínima, podrá acceder a la jubilación de forma vitalicia.

En el caso que vemos hoy, la trabajadora, tras finalizar el periodo de cobro del subsidio de desempleo, solicitó pensión de jubilación del Régimen General, siéndole concedida por el I.N.S.S. en el año 2012, con una base reguladora de 563,44 euros, porcentaje del 92%. Si bien entiende la solicitante que la base reguladora debió ser mayor, por lo que interpone la reclamación previa oportuna, siendo esta desestimada, por lo que se ve avocada a presentar una demanda ante el Juzgado de lo Social, el cual resuelve mediante sentencia  que desestima su pretensión. Nuevamente, no conforme con la misma, recurrirá la sentencia ante el TSJ.

Es el Tribunal Superior de Justicia el que dicta sentencia en los términos siguientes:

“revocamos dicha sentencia y estimando parcialmente la demanda debemos declarar y declaramos que la demandante tiene derecho a obtener pensión de jubilación del Régimen General de la Seguridad Social, sobre una la base reguladora de 717,55 €”.

Concurre en este caso que a lo largo de su vida laboral cotizó a varios regímenes de la Seguridad Social, en el General y R.E.T.A., así como a una Mutualidad Laboral.

En total, en el Régimen General al que estaba afiliada cuando solicitó la jubilación y cotizó desde 1-8-91 a 29-8- 12 (más el período cotizado antes del R.E.T.A., desde el 7-9-61 al 9-4-63 y desde 4-6-63 a 17-6-67), tiene 4.874 días cotizados (13,35 años). Y fue precisamente este Régimen, el que originó que, desde 12-5-05 a 29-8-12, percibiera el subsidio para mayores de 52 años.

Anteriormente, ya desde el  día 18-3-68 al 30-11-91 cotizó al R.E.T.A. por un período de 6.300 días (17,26 años).

De estimarse la demanda la base reguladora sería de 717,55 euros, entendiendo sin embargo el I.N.S.S., que la base reguladora era de 563,44 euros.

Conforme argumenta el Tribunal Supremo “La sentencia recurrida considera que deben ser computadas en el Régimen General las cotizaciones causadas en éste, haciendo un total de 6.716 días, cifra que comprende las cotizaciones en el Régimen General posteriores al 1 de agosto de 1991 y las anteriores al 1 de junio de 1967 bajo el sistema del Mutualismo laboral. Con dicha cifra se superaría el mínimo necesario para obtener la pensión en el Régimen General.

Puntualiza además la sentencia que en el caso de que el subsidio de mayores de 55 años le hubiera sido reconocido por acreditar suficiente número de cotizaciones para acceder a la jubilación en el R.E.T.A., que de ser así debiera constar en el expediente administrativo precisando que ello no había condicionado la decisión de la Sala en la medida en que ello no hubiera sido confirmado por una resolución judicial.

No es objeto de discusión la suma conjunta al Régimen General de la Seguridad Social de las cotizaciones efectuadas al Mutualismo Laboral hasta 1967 y por supuesto las causadas en el Régimen General. Aunque hasta el 12 de mayo de 2005 ni la redacción original del relato histórico ni la que es producto de la revisión fáctica llevada a cabo en suplicación sirven para clarificar numéricamente la cotización en cada supuesto al objeto de deslindar la que es objeto de controversia, la cuestión se reduce a una operación aritmética consistente en restar a la cifra total admitida en Suplicación el período comprendido entre el 12 de mayo de 2005 y el 29 de agosto de 2012.

En efecto el hecho cuarto de la sentencia del Juzgado de lo Social nos da a conocer la totalización del todos los periodos cotizados del 1 de agosto de 1991 al 29 de agosto de 2012, periodo en el que está comprendida la cotización en la etapa de subsidio de desempleo para mayores de 52 años y el periodo del 7 de septiembre de 1961 al 9 de abril de 1963 a 17 de junio de 1967 (todo el periodo correspondiente al Mutualismo laboral) y se nos decía que en total eran 4.874 días. (…) Descontando del total atribuido por la sentencia de 6.716 días de cotización el periodo de 15 de mayo de 2005 a 29 de agosto de 2012, en total 2662 días, los días de cotización al Régimen General se reducen a 4054 días, insuficientes para acudir exclusivamente al Régimen General como fuente dispensadora de la prestación. Se hace necesario por lo tanto extraer del R.E.T.A. las cotizaciones precisas hasta alcanzar el mínimo de 5475 días, pues en dicho régimen las acreditadas en número de 6.300 días exceden de dicho mínimo.

No es novedosa la aplicación de la Disposición Adicional 28ª de la Ley General de la Seguridad Social . Al respecto cabe recordar las S.S.T.S. de 9 de octubre de 2003 (R.C.U.D. 981/2003), 27 de abril de 2004 (R.C.U.D.4170/2003), 29 de junio de 2004 (R.C.U.D. 538/2003), 3 de diciembre de 2004 (R.C.U.D. 138/2004), 17 de enero de 2005 (R.C.U.D. 4891/2003), 23 de mayo de 2000 ( R.C.U.D. 2523/1999) y por último la sentencia de esta Sala de 18 de julio de 2002 (R.C.U.D. 2003/2001) analiza la falta de contradicción entre la sentencia recurrida en la que el hecho causante se produce tras la entrada en vigor de la Disposición Adicional 28ª de la Ley General de la Seguridad Social en virtud de la modificación impuesta por la Disposición Adicional 21ª de la L. 50/1998 de 30 de diciembre y la sentencia de contraste anterior a dicha modificación.

En la doctrina de mérito se rechaza el cómputo a efectos de carencia a las cotizaciones causadas durante la percepción del subsidio de desempleo para mayores de 52 años. A dicha doctrina nos atenemos por razones de homogeneidad y seguridad jurídicas al no existir nuevas consideraciones que aconsejen su modificación”.

Finalmente el TS dicta sentencia, y estima el recurso de casación que el INSS presenta frente a la sentencia del TSJ, casa y anula la sentencia recurrida, y resuelve el debate de suplicación desestimando el recurso de igual naturaleza y con ello confirma la sentencia del Juzgado de lo Social.

Es la sentencia del Tribunal Supremo, Sala Social, de 15 de marzo de 2016, recurso número 3249/2014.

Normativa relacionada:

La Ley 50/1998, de 30 de diciembre, de Medidas Fiscales, Administrativas y del Orden Social, que en su disposición adicional vigésima primera modifica el Texto Refundido de la Ley General de la Seguridad Social, aprobado por Real Decreto Legislativo 1/1994, de 20 de junio.

  Se incorpora la siguiente Disposición Adicional Vigésima Octava al Texto Refundido de la Ley General de la Seguridad Social, aprobado por Real Decreto Legislativo 1/1994, de 20 de junio, con la redacción siguiente. Concretamente, la Disposición adicional vigésima octava de la LGSS establece:

“Las cotizaciones efectuadas por la Entidad Gestora por la contingencia de jubilación, conforme a lo previsto en el apartado 2 del artículo 218 de esta Ley, tendrán efecto para el cálculo de la base reguladora de la pensión de jubilación y porcentaje aplicable a aquélla. En ningún caso dichas cotizaciones tendrán validez y eficacia jurídica para acreditar el período mínimo de cotización exigido en el artículo 161.1.b) de esta Ley, que, de conformidad con lo dispuesto en el artículo 215.1.3 ha debido quedar acreditado en el momento de la solicitud del subsidio por desempleo para mayores de 52 años”.