Límite de la indemnización por despido improcedente en contratos anteriores al año 2012.

El pasado febrero el Tribunal Supremo ha replanteado el criterio de cálculo de la indemnización por despido improcedente, cuando el contrato de trabajo que se extingue se había formalizado antes del 12 de febrero de 2012.

La ley recoge un criterio especial a la hora de calcular los topes máximos a que se tendrá derecho, tras haberlo hecho, no sin controversia, el propio TS mediante la sentencia de fecha 29 de septiembre de 2014.

A raíz de la reforma laboral del año 2012 , se reduce la cuantía de la indemnización por despido improcedente de 45 días a 33 días por año de servicio cogiendo como fecha inicial del cambio el 12 de febrero de 2012.

En la exposición de motivos del Real Decreto-ley 3/2012 de medidas urgentes para la reforma del mercado laboral se argumenta la modificación así:

“Las nuevas reglas sobre la indemnización por despido improcedente se aplican a los contratos celebrados a partir de la entrada en vigor del presente real decreto-ley. Para el caso de los contratos celebrados con anterioridad a dicha fecha, la indemnización se seguirá calculando de acuerdo con las reglas anteriormente vigentes, si bien tan sólo con respecto al tiempo de servicios prestados antes de la entrada en vigor de esta norma. Para el tiempo de servicios restante, se tendrán en cuenta la nueva cuantía de 33 días por año de servicio. Con estas reglas, se es respetuoso con el principio de igualdad ante la ley consagrado en el artículo 14 de la Constitución Española, al tiempo que se tienen en cuenta las expectativas indemnizatorias de los trabajadores con contrato en vigor”.

El modo en que la nueva sentencia lo calcula es a través de la interpretación de la Disposición Transitoria 11 del Real Decreto Legislativo 2/2015, de 23 de octubre, por el que se aprueba el texto refundido de la Ley del Estatuto de los Trabajadores, que dice así:

“1.La indemnización por despido prevista en el artículo 56.1 será de aplicación a los contratos suscritos a partir del 12 de febrero de 2012.

2. La indemnización por despido improcedente de los contratos formalizados con anterioridad al 12 de febrero de 2012 se calculará a razón de cuarenta y cinco días de salario por año de servicio por el tiempo de prestación de servicios anterior a dicha fecha, prorrateándose por meses los periodos de tiempo inferiores a un año, y a razón de treinta y tres días de salario por año de servicio por el tiempo de prestación de servicios posterior, prorrateándose igualmente por meses los periodos de tiempo inferiores a un año.

El importe indemnizatorio resultante no podrá ser superior a setecientos veinte días de salario, salvo que del cálculo de la indemnización por el periodo anterior al 12 de febrero de 2012 resultase un número de días superior, en cuyo caso se aplicará este como importe indemnizatorio máximo, sin que dicho importe pueda ser superior a cuarenta y dos mensualidades, en ningún caso.

3. A efectos de indemnización por extinción por causas objetivas, los contratos de fomento de la contratación indefinida celebrados con anterioridad al 12 de febrero de 2012 continuarán rigiéndose por la normativa a cuyo amparo se concertaron.

En caso de despido disciplinario, la indemnización por despido improcedente se calculará conforme a lo dispuesto en el apartado 2.”

En resumen, para el cálculo correcto habrá que considerar cada uno de los períodos de forma independiente y conforme a los años de prestación de servicios del empleado/a.

A partir de aquí, la ley recoge dos tramos diferenciados de indemnización, uno anterior al día 12/02/2012 indemnizado con 45 días por año de servicio, y otro posterior al día 12/02/2012, indemnizado con 33 días por año de servicio.

A su vez son dos los topes que aplica, el primero de 720 días de salario, a excepción de que los servicios prestados por el trabajador/a superen este tope ya en el período anterior a 12/02/2012.

El segundo tope, por lo tanto, se aplica  en este último caso, cuando el trabajador/a prestó servicios antes del 12/02/2012 que superaban la indemnización correspondiente a 720 días, en tal caso el tope de indemnización que será aplicable al trabajador/a queda establecido 42 mensualidades de salario.

Es la sentencia del Tribunal Supremo, Sala Social, de 18 de febrero de 2016, recurso número 3257/2014.

 

foto:unplash