¿Puede el heredero impugnar el despido?

La Ley de Jurisdicción Social recoge la posibilidad de que persona distinta a la interesada en el procedimiento interponga la demanda o incluso se defienda en juicio en nombre de aquella.

Tal puede ser el supuesto de un heredero, que tras fallecer el causante represente su interes legítimo en vía judicial, o bien el de un familiar que representa a quien en ese momento no pueda defenderse o interponer por sí mismo una demanda ante el juzgado para reclamar algún derecho.

Este último supuesto se recoge en la sentencia que hoy tratamos, en la cual tras el despido de un empleado su hijo presenta la demanda oportuna frente al empleador,  que es la Comunidad de Propietarios donde trabajaba aquél.

El motivo de la imposibilidad de presentarla el propio trabajador es que se encontraba en estado vegetativo, siendo el hijo quien comunica a la Presidenta de la Comunidad un burofax,  nada más recibir la carta de despido de su padre, acerca de las circunstancias excepcionales de incapacidad del trabajador, legitimación activa que cuestiona la empleadora y que va ser objeto de tratamiento por parte de los Tribunales.

Por otro lado, la causa que detalla la carta de despido es disciplinario, siendo notificada en julio de 2010 en base a unos hechos acaecidos días antes, fuera de su horario laboral, en una dirección diferente al lugar de residencia del empleado, en una fecha en la que este se encontraba dado de baja laboral, con los partes de confirmación debidamente expedidos.
Como hemos dicho, es el hijo de la persona despedida quien comunica el fallecimiento de su padre al Juzgado, con copia del certificado de defunción. A su vez, contesta el recurso de reposición que presenta la empleadora oponiéndose a su legitimación, escrito este donde alega las circunstancias excepcionales de incapacidad sobrevenida del trabajador, o el conocimiento por parte de la empleadora de la gravedad de la situación del trabajador, así como la acción perentoria ejercida por la demandada del despido y su caducidad, habiendo por ello decidido actuar en defensa de los derechos del trabajador y padre  ante la imposibilidad de otorgar poder formal (informes médicos aportados con la papeleta de conciliación), siendo este un supuesto de fuerza mayor y en el marco de la figura de la representación y mandato implícito.

El actor actúa como heredero universal en este momento procesal que, además, no requiere otorgar un poder específico- aún cuando se anuncia que está tramitando la declaración de herederos, que aportará al acto del juicio oral alegando los artículos 659, 661  y 1023 del Código Civil .

La sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Madrid resuelve el recurso de suplicación  presentado por la Comunidad de Propietarios, desestimando su pretensión y condenando a la misma al abono de la indemnización por despido improcedente.

F A L L A M O S

Desestimamos el recurso de suplicación interpuesto por Comunidad de Propietarios de la DIRECCION000 nº NUM000 contra la sentencia dictada por el Juzgado de lo Social nº 26 de los de esta ciudad, de fecha 28 de marzo de 2011 , en sus autos nº 1079/10 y, en consecuencia, CONFIRMAMOS íntegramente la sentencia de instancia con imposición de las costas del recurso a la parte recurrente fijando los honorarios de letrado de la parte  recurrida en trescientos euros.

 

 

 

Es la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Madrid, Sala de lo Social, Sección 1ª, de 3 de febrero de 2012, recurso número 4991/2011.