Si rescato mi plan de pensiones ¿pierdo el paro?

Rescatar un plan de pensiones puede conllevar consecuencias imprevistas, especialmente cuando se percibe una prestación o un subsidio por desempleo.

En la sentencia que tratamos hoy una trabajadora que cobraba el subsidio de desempleo para mayores de 52 años, se dispuso a solicitar el rescate de su Plan de pensiones por un valor de algo más de 16 mil euros. La problemática surge cuando uno de los requisitos para mantener el derecho al percibo del subsidio es no obtener rentas, en cómputo mensual, superiores al 75% del salario mínimo interprofesional excluida la parte proporcional de dos pagas extraordinarias,  cuyo incumplimiento es imputado por el SPEE-Servicio Público de Empleo Estatal-además, por no haberlo comunicado en forma a este Organismo, como motivo de  una suspensión cautelar del mismo inicialmente, por considerar que lo cobró indebidamente, extinguiendo tal derecho finalmente, a través de una segunda Resolución.

El  Tribunal Supremo,  que resuelve un recurso de casación en unificación de doctrina, ha interpretado la naturaleza del rescate del plan de pensiones, y por tanto si se considera que es una renta o un ingreso computable y, en este último caso, en qué cuantía lo es o incluso si lo sería en su totalidad.

Al respecto,  se establecen las modalidades de planes de pensiones, conforme al RD Legislativo 1/2002, de 29 de noviembre (BOE 13/12/2002), Texto Refundido de la Ley de Regulación de los Planes y Fondos de Pensiones -artículo 4- desconociéndose en este caso la modalidad del Plan de Pensiones que fue suscrito, así como tampoco cuál fue su ganancia, plusvalía o rendimiento que pudo obtener de aquél.

Afirma el TS que con el rescate del Plan no se ha ingresado la beneficiaria en su patrimonio “nada que no tuviera ya”, sino que más bien lo que ha hecho es sustituir un elemento patrimonial-el Plan de Pensiones- por otro -el dinero obtenido por el rescate del citado Plan-, siendo lo único relevante, a los efectos ahora examinados, la ganancia, plusvalía o rendimiento que le haya podido reportar el citado Plan”.

Además,”En relación a los efectos de la venta de inmuebles sobre el requisito de carencia de rentas de quien pueda ser beneficiario de subsidio de desempleo ex artículo 215 LGSS esta Sala sostuvo en la STS de 30 de junio de 2000, recurso 1035/1999:

El problema ha sido abordado y resuelto por nuestra sentencia 19 mayo 1999 (rec. 1581/98), acordada en Sala general. El significado que las leyes fiscales atribuyan a la venta de una vivienda es el de constituir un “hecho imponible”, que desempeña toda su virtualidad en el seno de esa legislación y en las obligaciones tributarias que pueden surgir para el afectado. Pero no trasciende a otros campos del derecho, debido a que esa operación no es equiparable a una renta que mejora o eleva los ingresos mensuales del beneficiario. Desde el punto de visto del derecho privado, un elemento patrimonial (el inmueble) ha sido sustituido por otro (el dinero entregado como precio); trasladado el acontecimiento al plano de la protección asistencial, lo único relevante, en relación con tales elementos patrimoniales, sería los ingresos periódicos que los mismos proporcionaran al interesado; es decir, el ingreso que procurara, sea la vivienda misma, porque estaba arrendada o cedida a cambio de un precio, bien el dinero recibido, porque ha sido invertido en cualquier operación generadora de rentas en sentido estricto. Tales ingresos si serían de cómputo y podrían neutralizar, en su caso, la asistencia subsidiada. Buena prueba de que es así, la tenemos en el hecho de que la persistencia en el dominio de la casa ninguna repercusión tiene, aunque su valor evolucione en el mercado inmobiliario; por ello, su transformación en dinero, mediante un compraventa, ninguna consecuencia sensible puede tener, desde el punto de vista de la protección en estudio, pues el beneficiario se limita a ser titular de un bien o cosa diferente: antes un inmueble, ahora una cantidad de dinero”.

En la sentencia se remite a su vez a la de fecha 27 de marzo de 2007, recurso 5391/2005, en que se examina el tema de las plusvalías de la forma siguiente:

“Teniendo en cuenta el vigente redactado del precepto, así como de los derechos que la actora pueda ostentar para la reanudación del subsidio, conforme al apartado 1º del art. 215.3 de la Ley General de la Seguridad Social; ha de estimarse que “las plusvalías o ganancias patrimoniales” son rentas o ingresos computables a los referidos efectos. Criterio de aplicación al supuesto enjuiciado, en que la actora dispuso efectivamente en el año 2003 de las plusvalías o ganancias tomadas en consideración por la Entidad Gestora (40.725,62 €, que significan la diferencia entre el valor de adquisición de un inmueble en 1988, que no constituye vivienda habitual, y el de su venta en 2003), pues fue en este último año cuando las percibió”.

Y es por ello que, según el propio Tribunal, “aplicando la doctrina anteriormente consignada se concluye que las únicas rentas o ingresos computables de la actora son los rendimientos, plusvalías o beneficios que le haya podido generar el Plan de Pensiones durante el tiempo en el que el mismo subsistió, sin que quepa imputar como renta o ingreso el importe total del rescate del mismo, es decir, los más de 16 mil euros.

Al no constar si han existido tales beneficios, plusvalías o rentas ni, en su caso, el importe de los mismos, la actora no ha cometido la infracción que el SPEE le imputa, a saber, no comunicar la obtención de las rentas y percibir prestación por desempleo indebidamente.

Por lo tanto, al no poder subsumirse la conducta de la actora en el tipo descrito en el artículo 25.3 de la LISOS , no ha cometido la infracción contemplada en dicho precepto y, por ende, no procede imponerle la sanción establecida en el artículo 47.1 b) de la LISOS”.

No quiere la Gran Sala concluir sin hacer un apunte sobre la anterior sentencia de 18 de abril de 2007, recurso 2102/2006 y, las que en ella se citan, cuando señala “No desconoce esta Sala la doctrina contenida en la sentencia  que consideran renta el rescate obtenido por el Plan de Pensiones, considerándolo un ingreso de naturaleza prestacional equiparable a renta de trabajo, doctrina que se rectifica en esta sentencia de Pleno en la forma antedicha”.

Finalmente el TS desestima el recurso de casación para la unificación de doctrina interpuesto por el Abogado del Estado, en la representación que ostenta del SPEE.

Es la sentencia del Tribunal Supremo,  número 65/2016,  de 3 febrero de 2016, Sala Cuarta, de lo Social, Sección Pleno. Recurso nº 2576/2014.

Foto:unplash