Por una cuota de autónomo impagada ¿pueden denegarme la prestación por cese de actividad?

Tras cesar en la actividad un trabajador autónomo ecómicamente dependiente, por haber rescindido su cliente el contrato de duración indefinida que les unía, procede a solicitar a la Mutua aseguradora de accidentes de trabajo responsable, su prestación por cese de actividad ó paro.

Al percatarse de la falta de cotización al régimen de autónomos durante un mes, correspondiente al año anterior al de la solicitud, inmediatamente abona a la Mutua el importe al que ascendía la cuota de aquel mes que le quedaba por pagar, más el recargo correspondiente.

La Mutua dicta Resolución denegando la prestación al trabajador por no tener cubierto en el momento del hecho causante el período mínimo de cotización de 12 meses continuados e inmediatamente anteriores a la situación legal de cese por actividad, según el artículo 4.1 b), y 8 de la citada Ley (Ley 32/2010, de 5 de agosto, por la que se establece un sistema específico de protección por cese de actividad de los trabajadores autónomos).

El Juzgado de lo Social desestima la demanda del trabajador, quien recurre la sentencia ante el Tribunal Superior de Justicia, la Sala argumenta que la Ley 32/2010, de 5 de agosto, sobre la prestación por cese de actividad del personal autónomo “hace hincapié en la situación involuntaria del cese de la actividad y establece un sistema de prestaciones cuya duración va a depender, por razones lógicas, del tiempo de cotización, pero establece el mismo mecanismo de invitación al pago que cabe encontrar en otras disposiciones de Seguridad Social, por lo que interpretar de otro modo dicho mecanismo para estos trabajadores supondría una diferenciación inasumible desde el punto de vista de la acción protectora de la Seguridad Social.

En el caso concreto, ha sido el propio trabajador el que, conocedor de la falta de cotización de una única mensualidad a la fecha del cese de la actividad, que hay que recordar dependía de forma unilateral de la empresa que lo comunicó al trabajador el mismo día en que hacía efectivo el señalado cese, procedió a su abono sin esperar a la invitación al pago, actuando por tanto de manera diligente y anticipándose a cumplir antes del plazo en que legalmente podría haberlo hecho, por lo que resulta merecedor de la prestación solicitada”.

La representación de la Mutua formula recurso de casación en unificación de doctrina frente a la setnencia del TSJ.

El Tribunal Supremo, Sala Social, incide en que son dos los requisitos a cumplir por el trabajador TRADE:

“…siendo el principal el de tener cubierto el período de carencia, que es el que realmente origina el derecho a la prestación, siendo el segundo requisito -hallarse al corriente en el pago de las cuotas restantes que fueran exigibles- una especie de requisito complementario para hacer efectiva esa protección, que no se devengará, en el caso de las periódicas, hasta que tuvo lugar el ingreso de las cuotas adeudadas”.

El primer requisito de cotización mínima para generar el derecho no admite subsanación posible con posterioridad al hecho causante, salvo el supuesto excepcional de que el beneficiario tuviese autorizado un aplazamiento del pago.

Este último precepto, en relación con la carencia, señala que” de los periodos de cotización efectuados dentro de los cuarenta y ocho meses anteriores a la situación legal de cese de actividad “al menos, doce deben ser continuados e inmediatamente anteriores a dicha situación de cese”.

Cuando no se hallen al corriente en el pago de las cuotas restantes a la fecha de dicho cese de actividad, podrá acudirse al mecanismo de la invitación por el ente gestor sólo situviera cubierto el periodo mínimo de cotización para tener derecho a la prestación”.

El Tribunal Supremo acude a la jurisprudencia contenida en la sentencia de 18 de diciembre de 1992 (R. 1238/92 ):

” también se planteaba la cuestión referida a si las cotizaciones en descubierto en el RETA, cuando no hubo requerimiento previo de la Gestora a su pago, deben computarse a efectos de acreditar la carencia necesaria para lucrar la prestación, (…)

lo que allí se dice es algo distinto, en concreto “que si cubierto el periodo mínimo de cotización, para tener derecho a la prestación, la persona incluida en el campo de aplicación de este Régimen Especial no estuviese al corriente en el pago de las restantes cuotas, la entidad Gestora a efecto de devengo de la prestación reconocida invitará al interesado para que lo haga en aquel plazo”, en consecuencia lo que se dice es que nunca el ingreso posterior al hecho causante convalida la falta de carencia, admitir lo contrario se terminaba diciendo supondría una injusta compra de pensiones, sin el menor riesgo de aleatoriedad.”

El TS y estima el recurso de la Mutua, en base a que la sentencia recurrida no razonó realmente sobre si estaba cubierto o no el período de carencia- la razón en la que se basó la Mutua para denegar la prestación-.

Se centró solo la sentencia en el valor del ingreso voluntario de la cuota adeudada previo a la invitación al pago, invitación que “lógicamente no se produciría ya, sin parar mientras en que la cuota adeudada –de septiembre de 2011- correspondía al período de carencia –cotización durante doce meses continuados e inmediatamente anteriores al cese de actividad, el 29/02/2012-, que impide reconocer el derecho a la prestación solicitada.

Es la sentencia del Tribunal Supremo, Sala Social, de 27 de octubre de 2015, recurso número 2663/2014.

 

Normativa aplicable relacionada:

Ley 32/2010, de 5 de agosto, por la que se establece un sistema específico de protección por cese de actividad de los trabajadores autónomos. Ver LEY

Artículo 4 de la Ley 32/2010, de 5 de agosto , entre los requisitos del derecho a la protección por ceses de actividad están:

“b) Tener cubierto el período mínimo de cotización por cese de actividad a que se refiere el art. 8″, en donde, a su vez, se dispone que la duración de la prestación por cese de la actividad estará en función de los períodos de cotización efectuados dentro de los 48 meses anteriores a la situación legal de cese de actividad de los que al menos doce deben ser continuados e inmediatamente anteriores a dicha situación de cese…..” .

“e) Hallarse al corriente en el pago de las cuotas a la Seguridad Social. No obstante, si en la fecha del cese de actividad no se cumpliera con este requisito pero se tuviera cubierto el período mínimo de cotización para tener derecho a la protección, el órgano gestor invitará al trabajador autónomo a que…. ingrese las cuotas debidas…”.

Artículo 8 de la Ley 32/2010, de 5 de agosto.

Artículos 28 y 30 del Decreto 2530/70.

Disposición adicional 39ª de la Ley General de la Seguridad Social.

Ley 32/2010 y su Real Decreto 1541/11 que la desarrolla.

 

 Artículos publicados relacionados:

Autónomos que cesan de actividad. Ver 

 

Foto:unplash