Validez probatoria de conversaciones a través de Tuenti

El Tribunal Supremo ha determinado recientemente qué condiciones han tenido que concurrir en un procedimiento judicial penal de abusos sexuales para dar plena validez probatoria a unos pantallazos de una conversación por vía internet entre dos partes, en el que se narraban por la denunciante los hechos que había sufrido y que fundamentaban su denuncia.

Estos pantallazos fueron aportados por la policía, se visualizaron por medio de una aplicación de la red social Tuenti para teléfonos móviles así como se adjuntaron impresas, y en ellos se reproducía la conversación  en la que,  por vía internet, relataba la víctima cómo ocurrieron los hechos descritos constitutivos del abuso. No pudo presentarse a través del dispositivo del ordenador debido a que dicha conversación se produjo más allá de una fecha determinada, superando el tope al que el historial de Tuenti permitía retroceder.

El recurso de casación que presenta el denunciado frente a la sentencia de fecha 19 de noviembre de 2014, dictada por la Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Valladolid es desestimado.

El Tribunal Supremo argumenta que, la prueba de una comunicación bidireccional a través de cualquiera de los múltiples sistemas de mensajería instantánea debe ser abordada con todas las cautelas.

Asimismo, entiende la Sala que, “la posibilidad de una manipulación de los archivos digitales forma parte de la realidad de las cosas, entre otros factores esto es debido al anonimato que autorizan tales sistemas y a la libre creación de cuentas con una identidad fingida, lo cual hace perfectamente posible aparentar una comunicación en la que un único usuario se relaciona consigo mismo”. De ahí que “la impugnación de la autenticidad de cualquiera de esas conversaciones, cuando son aportadas a la causa mediante archivos de impresión, desplaza la carga de la prueba hacia quien pretende aprovechar su idoneidad probatoria”.

El TS considera indispensable la práctica de una prueba pericial que identifique el verdadero origen de esa comunicación, la identidad de los interlocutores y, en fin, la integridad de su contenido. En el concreto caso enjuiciado son dos las razones que constatan la validez probatoria del diálogo por vía Tuenti.

-la primera, el hecho de que fuera la propia víctima la que pusiera a disposición del Juez de instrucción su contraseña de Tuenti con el fin de que, si esa conversación llegara a ser cuestionada, pudiera asegurarse su autenticidad mediante el correspondiente informe pericial.

-la segunda, el hecho de que el interlocutor con el que se relacionaba a la denunciante fuera propuesto como testigo y acudiera al plenario, donde pudo ser interrogado por las acusaciones y defensas acerca del contexto y los términos en que la víctima y el testigo mantuvieron aquel diálogo.

Reproduce la Gran Sala lo argumentado por parte de los Jueces de instancia en el FJ 2º de la sentencia recurrida: “... respecto de la conversación de Tuenti cuya impresión fue aportada por la Acusación Particular, porque las dos personas que la mantuvieron, ….. y su amigo …… , en el plenario han manifestado que efectivamente mantuvieron esa conversación y en esos términos, sin que ninguno de los dos hiciera referencia a que se hubiera producido ninguna manipulación en la impresión de dicha conversación, que consta no solamente aportada por la Acusación Particular en los folios ….sino también en las fotografías que del teléfono móvil de la menor adjuntó la Guardia Civil … ya que según consta en el oficio,…. accedió en su presencia a su cuenta de Tuenti a través de un ordenador, pero el historial solo permitía retroceder hasta el 26 de Octubre de 2013, por lo que únicamente pudieron visualizarlo a través de la aplicación de Tuenti para teléfonos móviles, haciendo los agentes fotografías de las pantallas correspondientes a la conversación, que coinciden exactamente con las hojas impresas que fueron aportadas por la Acusación Particular. Precisamente, en el escrito con el que se adjuntaban estas impresiones, la Acusación Particular facilitó las claves personales de ….. en Tuenti y solicitaba que, si había alguna duda técnica o probatoria, que se oficiara a “Tuenti España”, indicando su dirección, para que se certificara el contenido de esa conversación, sin que la Defensa haya hecho petición alguna al respecto. Teniendo en cuenta que tanto ….. como …..han reconocido el contenido de la conversación que se ha facilitado tanto por la Acusación Particular como por la Guardia Civil, no puede estimarse la impugnación de la Defensa, quedando dicha documental dentro del acervo probatorio para su valoración con el conjunto de las restantes pruebas que han sido practicadas”.

Para concluir, se argumenta en la sentencia del TS que, no se han quebrado los derechos a la tutela judicial efectiva o el derecho a la presunción de inocencia sino que al contrario, “el Tribunal de instancia, con un esfuerzo argumental encomiable, sistematiza los elementos de cargo que militan, con absoluta suficiencia, para respaldar la versión de la víctima y aborda para neutralizar su significado los argumentos de descargo hechos valer por la defensa”.

Es la sentencia del Tribunal Supremo, de 19 de mayo, Sala Penal, rec. 2387/2014.

 

Foto:unplash