Los 10 motivos más utilizados por la empresa para despedir

Si bien son muy diversos los motivos que una empresa puede alegar para despedir al trabajador/a, vamos a concretar las diez causas más comunes que puede contener la carta de despido.

1.- Disminución continuada y voluntaria en el rendimiento de trabajo, el  normal ó el pactado entre empresa y trabajador.

2.- Faltas de asistencia al trabajo, aunque estén justificadas ante la empresa, que alcancen ó superen el lí­mite establecido en la ley.

3.- Concurrir en la empresa una causa económica, técnica, organizativa ó de producción que permita suprimir uno o varios puestos de trabajo.  Estas causas pueden provocar el despido de toda la plantilla, se llama despido colectivo, siempre y cuando esta componga una empresa de al menos cinco trabajadores. Se considera también como despido colectivo el que, dentro de un perí­odo de noventa dí­as alcance al menos a, 10 trabajadores cuando la empresa tenga menos de 100 empleados; 10% de los trabajadores, en empresas que tengan entre 100 y 300 empleados; ó 30 trabajadores, en empresas que tengan más de 300 empleados.

4.- Transgredir la buena fe contractual.

Esta buen fe se da por hecho desde el mismo momento  en que firmas el contrato de trabajo con la empresa, es decir, se presume no sólo que el empleado/a, sino que el empresario, van a desarrollar la relación laboral dentro del margen de la buena fe ó intención del buen hacer en sus respectivas obligaciones.

5.- Faltas injustificadas de asistencia ó de puntualidad al trabajo.

6.- Indisciplina o desobediencia en el trabajo.

En este tipo de despido debemos puntualizar que no toda negativa a dar cumplimiento a una orden dada  por el  encargado ó jefe son causa de despido disciplinario, sino que son las órdenes injustas ó contrarias a la moral ó legalidad aquellas que nunca serán una causa de despido justo.

7.- Abuso de confianza al desempeñar el trabajo.

Un ejemplo de este tipo de despido es causar un grave daño a la empresa ó a un compañero de trabajo por haberte excedido en la confianza al desempeñarlo, como puede ser el encargado de vigilar una máquina de hacer el pan, que se descuida  y por su falta de actuación diligente provoca un incendio en el centro de trabajo.

8.- Ofensas verbales ó fí­sicas al empresario o compañeros de trabajo ó a familiares que convivan con ellos.

9.- Falta de adaptación a las modificaciones técnicas realizadas en tu puesto de trabajo, siempre que sean unos cambios razonables.

Un ejemplo actual de este tipo de despido es la incorporación de un sistema informático que debas utilizar para  desempeñar tu trabajo.  Para proteger al trabajador/a, se añade el requisito de razonabilidad del cambio técnico para  que esta pueda ser justa causa de despido en el caso de que el empleado/a no se hagan con el manejo de dicha  modificación técnica sobrevenida a su incorporación en la empresa.

10.- Ineptitud, conocida o sobrevenida después de tu incorporación efectiva en la empresa.

Es la incapacidad ó falta de habilidad o idoneidad del empleado/a de desempeñar el puesto de trabajo para el que fue contratado/a.

Un ejemplo de este tipo de despido es aquella empresa que contrate un empleado/a de limpieza y resulte ser alérgico/a los productos de limpieza, necesarios de todo punto para desempeñar su puesto de trabajo.

CONSEJO: Aunque estés conforme con la causa alegada por la empresa en la carta de despido, esto no implica que la liquidación de saldo y finiquito aportada al empleado/a sea ajustada a la legalidad, en cuanto a cuantía o, reconocimiento de la antigüedad que te corresponde, así como muchos otros factores que pueden concurrir en la relación contractual que hayas mantenido con la empresa que ahora te despide. Es por esto que, aconsejo siempre acudir a un especialista del Derecho Laboral, abogados que como yo, vamos a darte la mejor alternativa para reclamar los derechos que te corresponden, así como aconsejarte sobre la conveniencia ó no de, iniciar un pleito judicial frente a la empresa ó, de quedarte en la vía de conciliación administrativa en el Servicio de Mediación, Arbitraje y Conciliación correspondiente de la Comunidad Autónoma donde trabajes ó residas. Siempre tendremos en cuenta aquello que sea más adecuado a tu situación personal, laboral ó incluso a ambas.

Foto:unplash