Tras ser despedido ¿puede la empresa obligarme a volver a mi puesto de trabajo?

El Tribunal Supremo resuelve la cuestión acerca de si una vez la empresa despide a un trabajador, puede la empresa retractarse de su decisión en el acto de conciliación administrativa y restablecer así el vínculo contractual toda vez que ses avenga a cuantas pretensiones solicita el trabajador despedido.

Se trata esta de una cuestión que se planteó en el caso que vemos hoy, cuando tras recibir la comunicación de extinción del contrato de trabajo, al acudir a la conciliación en vía administrativa, la empresa reconoce la improcedencia del despido así como la readmisión del trabajador.

Lo que sucedía aquí era que este trabajador no quería volver a su puesto de trabajo.

La empresa por su parte intentó que el juzgado de lo social en primer lugar, y los Tribunales Superior de Justicia y Supremo después, consideraran el rechazo de su empleado a volver a su puesto como una dimisión que impedía por tanto cobrar indemnización alguna.

Es relevante por ello dar una u otra consideración a la negativa del empleado de regresar al trabajo ya que depende de la resolución de los tribunales el hecho de que la empresa deba abonar al trabajador despedido los salarios de tramitación que se devenguen desde la fecha del despido hasta la fecha de la sentencia.

La empresa estaba dispuesta, y así lo hizo, a reconocer en el acto de conciliación tanto la improcedencia del despido y  la readmisión del trabajador abonando los salarios de tramitación devengados hasta la fecha de reincorporación.

Señala la sentencia doctrina consolidada del Tribunal Supremo en Sentencias de 5 de febrero de 2013, rec. 1314/2012 cuyo tenor literal es:

El ofrecimiento de readmisión por parte de la empresa no restablece el contrato extinguido ni su rechazo por el trabajador constituye dimisión, tanto si la oferta se hace en cualquier actuación pre-procesal, bien sea en conciliación extrajudicial, como si se lleva a cabo una vez presentada la demanda” (St de 07/12/2009, rec. 210/2009, de 11/12/2009, rec. 660/2009).

Finalmente se estimó legal la negativa del empleado a regresar a su puesto, mediante el Recurso de Casación para la unificación de doctrina que presentó el trabajador, con la argumentación siguiente:

“no cabe que por una decisión unilateral empresarial posterior con ofrecimiento de readmisión se restablezca el vínculo contractual ya roto e inexistente, ni mucho menos que la negativa del trabajador a reincorporarse implica la readmisión de este por entenderse que con la decisión empresarial dicho trabajador dejaba de estar despedido, privándole no sólo de una acción como la de despido ya ejercitada y del derecho a la calificación del acto empresarial.”

Es la Sentencia del Tribunal Supremo de 25 de junio de 2013, rec. nº 1311/2012.

 

 

Foto: Unsplash