Si cobro el paro y estoy de baja médica ¿Me paga el Inem ó la Seguridad Social?

Una situación de incapacidad temporal o baja médica puede darse tanto antes como durante la situación de desempleo, la duda surge cuando hay que determinar quién es el responsable del abono de la prestación, así como del tiempo en que se permanecerá cobrando la cuantía que por un concepto u otro corresponda, es decir, por prestación de desempleo o por prestación por incapacidad temporal.

Caben por lo tanto que situaciones como el paro y la baja médica se intercalen, tal es el caso de un empleado/a quien la empresa comunica que ha sido despedido estando en una situación de baja médica, y viceversa.

En estos casos vamos a ver qué ocurre con la prestación que cobrabas hasta ese momento.

I).- El primer supuesto es el de un trabajador que estando en la situación de incapacidad temporal, le comunica la empresa la extinción del contrato de trabajo ó el despido.

Cuantía de la prestación que cobra el trabajador a partir de este momento de la comunicación de la extinción del contrato: continúa cobrando la prestación de IT en una cuantía igual a la prestación de desempleo que le correspondería según las cotizaciones efectuadas hasta la fecha de la comunicación del despido.

No obstante, si la situación de IT deriva de un accidente de trabajo ó enfermedad profesional seguirá percibiendo la prestación por IT en cuantía igual a la que tuviera reconocida hasta el momento de la comunicación.

Cobrará la prestación de IT hasta que se extinga la situación de incapacidad ó, sea dado de alta el trabajador/a por recuperarse.

A partir de este momento- alta médica por recuperación- se cambia su situación a la de desempleo, pero teniendo en cuenta que tan sólo comienza a cobrar esta prestación si se reúnen todos los requisitos exigidos por la ley. Ver artículo Requisitos para cobrar la prestación de desempleo. Situaciones asimiladas al alta.

Por otro lado, en relación con el tiempo en que el trabajador ha estado cobrando la prestación por IT, se le va a descontar  de la prestación de desempleo a que tenga derecho. Ese tiempo se considera consumido, pasando a cobrar a partir de la extinción del contrato el resto de días que le falten para completar el período reconocido de desempleo.

No obstante lo anterior, si la situación de IT deriva de un accidente de trabajo ó enfermedad profesional no se descuenta como consumido, a efectos de cálculo de la duración de la prestación de desempleo, el período en que el trabajador/a estuvo en situación de baja.

El responsable de pagar las cotizaciones a la Seguridad Social por las prestaciones de desempleo en lo coincidente con el tiempo considerado consumido es la entidad gestora (INSS ó ISM).

II).– El segundo supuesto es el de un trabajador que estando en situación de desempleo total y cobrando la prestación correspondiente contrae una enfermedad o tiene un accidente.

En este supuesto diferenciamos dos situaciones:

a.- Por recaída de un proceso de incapacidad temporal anterior iniciado mientras estaba vigente un contrato de trabajo.

El trabajador/a va a cobrar la prestación por IT en una cuantía igual a la de la prestación por desempleo que le corresponda.

Finalizado el período de prestación de desempleo el trabajador/a continúa en situación de IT, cobrando esta prestación en la misma cuantía que antes.

b.- Nuevo proceso de incapacidad temporal.

El trabajador cobra en la situación de IT  la misma cuantía que por la prestación por desempleo a que tenga derecho.

Una vez finaliza el período de tiempo reconocido de prestación de desempleo, cuando el trabajador/a permanezca en la situación de IT,  seguirá cobrando la prestación de IT, pero en esta ocasión varía su cuantía, que pasa a ser la equivalente al 75% del Salario Mínimo Interprofesional excluida la parte proporcional de las pagas extraordinaria, que son 491,04 euros para el año 2016. Ver artículo Salario Mínimo Interprofesional para 2016.

El responsable de abonar las cotizaciones a la Seguridad Social en tal caso es la entidad gestora de las prestaciones de des­empleo.

Foto:pixabay