Colgar un vídeo en Facebook puede causar el despido

El Tribunal Superior de Justicia de Castilla-León, Valladolid, resuelve el recurso presentado por una trabajadora, con la categoría profesional de encargada, quien usa material grabado por las cámaras de video vigilancia de la empresa, donde salen otros compañeros, para colgarlo en su cuenta de Facebook y hacer comentarios sobre ellos.

La Empresa, tras comprobar la divulgación de este vídeo, procede a despedir a la empleada.

Procedencia del despido.- La Sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León desestima la demanda por despido, el cual considera procedente, es decir, por existir una causa legalmente recogida en el artículo 54 del ET.

No se vulnera la intimidad de la trabajadora.- El Tribunal aprecia que la empresa no ha utilizado las grabaciones de la trabajadora para sancionarla, sino que es ella quien difunde una serie de imágenes de otros compañeros, perjudicando su derecho al honor y a la intimidad.

Artículos invocados por la demandante.-
-El artículo 18.4 de la Constitución Española establece: “la ley limitará el uso de la informática para garantizar el honor y la intimidad personal y familiar de los ciudadanos y el pleno ejercicio de sus derechos”.
-Artículo 11 de la LOPJ: “en todo tipo de procedimiento se respetarán las reglas de la buena fe. No surtirán efecto las pruebas obtenidas, directa o indirectamente, violentando los derechos o libertades fundamentales”.

Alegaciones de la demandante que se remiten a los fundamentos de derecho de la sentencia del Tribunal Constitucional, Sala Primera, nº 29/2013, de 11 de febrero.-
La demandante entiende vulnerado su derecho fundamental del artículo 18.4 de la CE, y para reforzar esto se remite a otra sentencia de fecha 11 de febrero de 2013, en este caso dictada por el TC. En esta el Tribunal Constitucional calificaba la grabación a un empleado de una Universidad como una conducta empresarial que vulneraba sus derechos fundamentales.No tenía el empleado conocimiento de tal grabación.
La empresa pretendía determinar sus horas de entrada y salida, sancionándolo finalmente por incumplir su horario de trabajo, con suspensión de empleo y sueldo.
En cuanto a las cámaras de video-vigilancia y los distintivos anunciando la instalación de cámaras y la captación de imágenes en el recinto, “debió haberse notificado de forma clara, específica e inequívoca a los trabajadores de la finalidad de control laboral”.
Aquí el TC declaró nulas las sanciones impuestas al trabajador con base en esa única prueba de video-grabación al ser lesiva del derecho fundamental.

Es la Sentencia de 30 de abril de 2014. Recurso de Suplicación nº 491/2014.

Buscador de jurisprudencia.