Autónomos que cesan de actividad

Desde el día 6 de noviembre de 2010 entra en vigor la Ley 32/2010, de 5 de agosto, por la que se establece un sistema específico de protección por cese de actividad (paro) de los trabajadores autónomos,desarrollado este a su vez por el Real Decreto 1541/2011, de 31 de octubre.

Dicha ley permite al trabajador autónomo cobrar una prestación económica en caso de cesar en su actividad de forma total, temporal o definitiva, siempre que cumpla los requisitos siguientes:

NOVEDAD: Se introducen sendas modificaciones en la materia con la Ley 35/2014, de 26 de diciembre, por la que se modifica el texto refundido de la Ley General de la Seguridad Social en relación con el régimen jurídico de las Mutuas de Accidentes de Trabajo y Enfermedades Profesionales de la Seguridad Social.

Requisitos a cumplir.-

1.- tener cubiertas las contingencias profesionales, esto es, por accidente de trabajo y enfermedad profesional.

Al respecto, cabe decir que no todo autónomo tiene la obligación de tener cubiertas las contingencias de ATEP. Por tanto, aquellos que sí estén obligados cotizarán también por la prestación de cese de actividad, sin embargo los que no estén obligados, voluntariamente, podrán decidir si cotizar o no por esta prestación.

2.- estar afiliado y en situación de alta en el Régimen Especial de los Trabajadores por Cuenta Propia o Autónomos, o en su caso, en el Régimen Especial de los Trabajadores del Mar.

3.- haber cotizado por cese de actividad durante al menos 12 meses.

4.- estar en situación legal de cese de actividad y, suscribir un compromiso de actividad. Tal compromiso consiste en:

buscar activamente empleo,

-aceptar una colocación adecuada y participar en acciones específicas de -motivación, información, orientación, formación, reconversión o inserción profesional para incrementar su ocupabilidad, y

-cumplir las restantes obligaciones previstas en el artículo 231 del Real Decreto Legislativo 1/1994, de 20 de junio, por el que se aprueba el Texto Refundido de la Ley General de la Seguridad Social.

5.- acreditar una activa disponibilidad para la reincorporación al mercado de trabajo por medio de las actividades formativas, de orientación profesional y promoción de la actividad emprendedora que determine el Servicio Público de Empleo de la correspondiente Comunidad Autónoma, o en su caso, el Instituto Social de la Marina (ISM).

6.- estar al corriente de las cuotas a la Seguridad Social. Salvo que reúna el periodo mínimo de cotización exigido. En tal caso, el órgano gestor dará la opción al autónomo de abonar las cuotas debidas en el plazo improrrogable de 30 días naturales.

Pueden darse situaciones en las que el autónomo tenga cumplida ya la edad de jubilación ordinaria, en este supuesto no nace directamente el derecho a cobro de la pensión contributiva de jubilación, pero la ley establece que sólo si reúne la cotización suficiente para cobrarla sí se le abonará la prestación por cese.

7.-La causa del cese en el ejercicio de su actividad del trabajador autónomo será en todo caso alguna de las causas siguientes:

-económica,

– técnica,

-productiva

-organizativa,

-fuerza mayor,

-pérdida de licencia administrativa,

– violencia de género,

– divorcio o separación matrimonial.

NOVEDAD: La concurrencia de motivos económicos, técnicos, productivos u organizativos deben ser determinantes de la inviabilidad de proseguir la actividad económica o profesional.

En caso de establecimiento abierto al público se exigirá el cierre del mismo durante la percepción del subsidio o bien su transmisión a terceros. No obstante, el autónomo titular del inmueble donde se ubica el establecimiento podrá realizar sobre el mismo los actos de disposición o disfrute que correspondan a su derecho, siempre que no supongan la continuidad del autónomo en la actividad económica o profesional finalizada.

Qué se requiere acreditar para causar el derecho al cobro de la prestación por cese de actividad.-

1.-Motivos económicos, técnicos, productivos u organizativos.-

Pérdidas derivadas del desarrollo de la actividad en un año completo, superiores al 10% de los ingresos obtenidos en el mismo periodo, excluido el primer año de inicio de la actividad.

Ejecuciones judiciales o administrativas tendentes al cobro de las deudas reconocidas por los órganos ejecutivos, que comporten al menos el 30% de los ingresos del ejercicio económico inmediatamente anterior.

La declaración judicial de concurso que impida continuar con la actividad, en los términos de la Ley 22/2003, de 9 de julio, Concursal

2.-Fuerza mayor: que sea determinante del cese temporal o definitivo de la actividad económica o profesional.

3.-Pérdida de la licencia administrativa: que sea un requisito para el ejercicio de la actividad económica o profesional y no venga motivada por la comisión de infracciones penales.

4.-Violencia de género:  que sea la determinante del cese temporal o definitivo de la actividad de la trabajadora autónoma.

5.-Divorcio o separación matrimonial: mediante resolución judicial, en los supuestos en que el autónomo ejerciera funciones de ayuda familiar en el negocio de su excónyuge o de la persona de la que se ha separado, en función de las cuales estaba incluido en el correspondiente Régimen de la Seguridad Social.

Artículo 5 de la Ley 35/2014, de 26 de diciembre, por la que se modifica el texto refundido de la Ley General de la Seguridad Social en relación con el régimen jurídico de las Mutuas de Accidentes de Trabajo y Enfermedades Profesionales de la Seguridad Social.

 

Otros supuestos de trabajadores autónomos que se consideran que cesan en su actividad.-

Los trabajadores autónomos incluidos en el RETA por aplicación de la D.A. 27  de la LGSS, se producirá cuando cesen involuntariamente en el cargo de consejero o administrador de la sociedad o en la prestación de servicios a la misma y la sociedad haya incurrido en pérdidas en los términos previstos en el (Pérdidas derivadas del desarrollo de la actividad en un año completo, superiores al 10% de los ingresos obtenidos en el mismo periodo, excluido el primer año de inicio de la actividad) ó bien haya disminuido su patrimonio neto por debajo de las dos terceras partes de la cifra del capital social.

Los trabajadores autónomos económicamente dependientes,TRADE que (sin perjuicio de lo previsto en el primer apartado de este artículo) cesen su actividad por extinción del contrato suscrito con el cliente del que dependan económicamente, en los siguientes supuestos:

-terminación de la duración convenida en el contrato o conclusión de la obra o servicio.

-incumplimiento contractual grave del cliente, debidamente acreditado.

-rescisión de la relación contractual adoptada por causa justificada por el cliente, de acuerdo con lo establecido en la Ley 20/2007, de 11 de julio, del Estatuto del Trabajo Autónomo.

-rescisión de la relación contractual adoptada por causa injustificada por el cliente, de acuerdo con lo establecido en la Ley 20/2007, de 11 de julio, del Estatuto del Trabajo Autónomo

-muerte, incapacidad o jubilación del cliente, siempre que impida la continuación de la actividad.

La situación legal de cese de actividad será también de aplicación a los trabajadores autónomos que carezcan del reconocimiento de económicamente dependientes, siempre que su actividad cumpla las condiciones establecidas en el artículo 11 de la Ley 20/2007, de 11 de julio, por la que se aprueba el Estatuto del Trabajo Autónomo, y en el artículo 2 del Real Decreto 197/2009, de 23 de febrero, por el que se desarrolla el Estatuto del Trabajo Autónomo en materia de contrato del trabajador autónomo económicamente dependiente y su registro y se crea el Registro Estatal de asociaciones profesionales de trabajadores autónomos.

Artículo 5 de la Ley 35/2014, de 26 de diciembre, por la que se modifica el texto refundido de la Ley General de la Seguridad Social en relación con el régimen jurídico de las Mutuas de Accidentes de Trabajo y Enfermedades Profesionales de la Seguridad Social.

Los socios trabajador de una cooperativa de trabajo asociado, en alguno de los supuestos siguientes:

-expulsión improcedente.

-fin del período del vínculo societario.

-cese durante el período de prueba.

La SOLICITUD se hará a la Mutua de ATEP de la seguridad social con la cual tenga cubierta la protección por accidentes de trabajo y enfermedades profesionales o bien frente al SPEE o ISM si es con estos con quien tiene cubierto el autónomo la prestación por cese. El modelo de solicitud lo encuentras en el siguiente enlace modelo solicitud

La DURACIÓN de la prestación por cese de actividad varía según el número de meses que el autónomo haya cotizado dentro de los 48 meses anteriores a la situación legal de cese, y de ellos, al menos 12 deben haber sido continuados e inmediatamente anteriores a esta situación. Es decir:

De 12 a 17 meses cotizados………..corresponden 2 meses de prestación.

De 18 a 23…………………………………………corresponden 3 meses de prestación.

De 24 a 29……………………………………….corresponden 4 meses de prestación.

30 a 35…………………………………………… corresponden 5 meses de prestación.

36 a 42 ………………………………………….. corresponden 6 meses de prestación.

43 a 47……………………………………………. corresponden 8 meses de prestación.

48 en adelante…………………….corresponden 12 meses de prestación.

La duración del cobro de la prestación varía para los autónomos que tengan una edad entre los 60 años y la edad a partir de la cual pueda acceder a la pensión de jubilación, desde 2, 4, 6, 8, 10 y 12 meses.

Una vez que el autónomo haya cobrado la prestación por cese de actividad, tan sólo podrá volver a cobrarla cuando concurran los requisitos legales y, hayan pasado 18 meses desde la fecha en que se le reconoció la anterior prestación por cese.

La CUANTÍA de la prestación será del 70% de la base reguladora, calculada según el promedio de las bases por las que el autónomo cotizó los 12 meses anteriores al cese de actividad.

Cuantía máxima………………………………………………………..175% del IPREM (Indicador Público de Renta de Efectos Múltiples) si no tiene hijos a cargo.

Cuantía máxima…………………………………………200% si tiene un hijo a cargo.

Cuantía máxima ………………………………225% si tiene más de un hijo a cargo.

La cuantía mínima oscila entre el 107% y el 80% según se tengan o no hijos a cargo.

Las situaciones legales de cese de actividad de los trabajadores autónomos se acreditarán mediante declaración jurada del solicitante, en la que se consignará el motivo o motivos concurrentes y la fecha de efectos del cese, a la que acompañará los documentos que seguidamente se establecen, sin perjuicio de aportarse, si aquel lo estima conveniente, cualquier medio de prueba admitido legalmente, conforme a los documentos que señala la Ley 35/2014, según sea la causa del cese.

Conviene tener en cuenta que puede solicitarse el PAGO ÚNICO de la prestación por cese de actividad cuando aún le queden al autónomo 6 meses de prestación pendientes por cobrar , conforme a la  Disposición adicional cuarta del Real Decreto 1541/2011, de 31 de octubre, por el que se desarrolla la Ley 32/2010, de 5 de agosto, por la que se establece un sistema específico de protección por cese de actividad de los trabajadores autónomos.

NOVEDAD: La Ley 31/2015, de 9 de septiembre, por la que se modifica y actualiza la normativa en materia de autoempleo y se adoptan medidas de fomento y promoción del trabajo autónomo y de la Economía Social, introduce en  su artículo 39 lo siguiente:

Podrán percibir de una sola vez el valor actual del importe de la prestación el autónomo al que resten un mínimo de 6 meses de prestación, que acredite ante el órgano gestor que va a desempeñar una actividad profesional como socio trabajador de una cooperativa de trabajo asociado o sociedad que tenga el carácter de laboral. En todo caso antes de la fecha de la efectiva incorporación a la cooperativa o sociedad laboral, o a la de constitución de la cooperativa o sociedad laboral, se deberá haber realizado la solicitud.

A la solicitud se debe acompañar:

*memoria explicativa sobre el proyecto de inversión a realizar y la actividad a desarrollar, y cualquier documentación que acredite la viabilidad del proyecto.

*certificación de haber solicitado su ingreso en la sociedad y condiciones en que se producirá.

* proyecto de estatutos de la sociedad si son cooperativas o, sociedades laborales, de nueva creación. El pago no se realizará si no se presenta el acuerdo de admisión como socio ó,  a la efectiva inscripción de la sociedad en el correspondiente registro.

El órgano gestor resolverá en el plazo de treinta días desde la solicitud. Frente a la resolución cabe recurso conforme al artículo 19 de la Ley 32/2010, de 5 de agosto, por la que se establece un sistema específico de protección por cese de actividad.

En cuanto al inicio de la actividad, en cuanbto se perciba la prestación por su valor actual, se da un plazo máximo de un mes para ello. También deberá darse de alta en el correspondiente régimen de la Seguridad Social, ó en su caso acreditar estr en la fase de iniciación.

El  importe de la prestación lo integrarán las aportaciones al capital, incluida la cuota de ingreso en caso de cooperativas, adquisición de acciones o participaciones del capital social en una sociedad laboral necesarios para acceder a socio trabajador, incluidas las cargas tributarias para iniciar la actividad.

Asimismo puede el beneficiario emplear la prestación en gastos de constitución y puesta en funcionamiento de una entidad, ó pago de las tasas y tributos, e incluso emplear el 15% de su importe a pagar los servicios específicos de asesoramiento, formación e información relacionados con la actividad a emprender.

El pago único se compone de la cuantía de la prestación, calculada en días completos, de la que se deducirá el interés legal del dinero.

Si así se prefiere, cabe solicitar al órgano gestor emplear una parte ó la cuantía total de la prestación para sufragar los costes de cotización a la Seguridad Social.  Si así se elige, se fijan las siguientes reglas:

*siempre que no se obtenga el importe total de la prestación, el importe restante se podrá obtener conforme a lo establecido en la regla segunda siguiente.

*el órgano gestor podrá abonar mensualmente el importe de la prestación por cese de actividad para compensar la cotización del trabajador a la Seguridad Social, y así,  la cuantía a abonar, calculada en días completos, será fija, por el importe de la aportación íntegra del trabajador a la Seguridad Social al iniciarse la actividad, sin considerar futuras modificaciones; y por último, el abono lo hará mensualmente la entidad u organismo gestor.

Será posible percibir la prestación en pago único con otras ayudas que para constituir o integrarse en cooperativas o sociedades laborales.

Novedad: La Ley 25/2015, de 28 de julio, de mecanismo de segunda oportunidad, reducción de la carga financiera y otras medidas de orden social, introduce la siguiente modificación de la Ley 32/2010, de 5 de agosto, en su artículo 7.1, que queda así:

“1. Los trabajadores autónomos que cumplan los requisitos establecidos en el artículo 4 deberán solicitar a la misma Mutua Colaboradora con la Seguridad Social a la que se encuentren adheridos el reconocimiento del derecho a la protección por cese de actividad.

Respecto de los trabajadores por cuenta propia que no se encuentren adheridos a una Mutua, será de aplicación lo establecido en la disposición adicional cuarta.

Dicho reconocimiento supondrá el nacimiento del derecho al disfrute de la correspondiente prestación económica, a partir del primer día del mes inmediatamente siguiente a aquel en que se produjo el hecho causante del cese de actividad. Cuando el trabajador autónomo económicamente dependiente haya finalizado su relación con el cliente principal, para tener derecho al disfrute de la prestación, no podrá tener actividad con otros clientes a partir del día en que inicie el cobro de la prestación”.

 

Normativa relacionada:

 

Ley 32/2010, de 5 de agosto, por la que se establece un sistema específico de protección por cese de actividad de los trabajadores autónomos. Ver LEY

Real Decreto 1541/2011, de 31 de octubre, por el que se desarrolla la Ley 32/2010, de 5 de agosto, por la que se establece un sistema específico de protección por cese de actividad de los trabajadores autónomos. Ver Real Decreto

Ley 35/2014, de 26 de diciembre, por la que se modifica el texto refundido de la Ley General de la Seguridad Social en relación con el régimen jurídico de las Mutuas de Accidentes de Trabajo y Enfermedades Profesionales de la Seguridad Social. Ver LEY

Ley 31/2015, de 9 de septiembre, por la que se modifica y actualiza la normativa en materia de autoempleo y se adoptan medidas de fomento y promoción del trabajo autónomo y de la Economía Social. Ver LEY

Resolución de 15 de septiembre de 2015, de la Dirección General de Ordenación de la Seguridad Social, por la que se establece un plazo de opción por la cobertura de la protección por cese de actividad, para los trabajadores por cuenta propia o autónomos, durante el año 2015. Ver Resolución

Sentencias relacionadas:

Tribunal Supremo, Sala Cuarta, de lo Social, Sentencia de 27 Octubre de 2015, Rec. 2663/2014.

El Tribunal Supremo estima el recurso de casación para la unificación de doctrina interpuesto por la Mutua frente a la sentencia del TSJ Comunidad Valenciana, en relación a la prestación por cese de actividad de un trabajador autónomo económicamente independiente.

La sentencia casa y anula aquella sentencia, absolviendo a la Mutua del pago de la prestación por cese de actividad.

 

Artículos relacionados:

Cesar en la actividad. Autónomo Trade sin derecho a prestación.

Cese de actividad. Plazo para renunciar.

 

Foto:unplash